Estatuas vestidas

Estatuas vestidas

 

la lengua seca de tanto cactus en tus dedos

tengo los brazos mordidos por la toxicidad del pasado

no me vengas con ojos de niño muerto que ya no quiero comprender

 

el origen del cariño que era incapaz de propagar

lloraba en cada esquina en la que mostraste aprecio

y temblorosa hice una cueva donde hacer el amor

 

me daban igual los juicios de mis actos

si me hubieras pedido sangre, me hubiera perforado

me hubiera perforado entera

 

pero demasiado pronto, demasiado tarde

demasiado

siempre quise demasiado

 

por eso me rasuro la piel blanda

y recojo coraza de todas las estatuas vestidas

me construyo un fuerte donde te juro que no vas a volver a entrar

 

los ojos lagrimosos que suplicaban permanencia ya no están:

mírame bien

en las pupilas ya sólo hay astillas

 

 

 

 

 

WRITTEN BY DALILA ESLAVA

ILLUSTRATION BY SARAH LUTZ