Skinned Knees

UNA SEÑORA...

Skinned Knees
UNA SEÑORA...

 

 

UNA SEÑORA (TIRANDO A JUBILADA) DE BARRIO QUE DESPUÉS DEL MERCADILLO SE PLANTEA EL TEMPUS FUGIT TUMBADA EN SU SOFÁ

Bueno pues ya está,
ya estoy cerca de mi fecha de caducidad,
por lo menos vaginal.
Mi piel ya es como las sábanas de un adolescente
mi cuerpo ya pide tierra,
sepultura,
colonias fuertes,
peinados calculados
y laca formato familiar.
Ya pide muerte.

A lo mejor esto último ha sido muy exagerado,
pero ya no me siento la misma,
con lo que me gustan a mí
los chicos jóvenes y lozanos
a los que poder venderles
mi vida pasada como un triunfo
y no lo de ahora,
que voy buscando cualquier entretenimiento
aunque sea dar vueltas por el mercadillo de los miércoles;
Supongo, que ahora soy,
una vieja verde.

Mis labios
ya huelen a dientes
y mi culo,
que era mi punto fuerte,
ahora es una carpeta arrugada
que huele a plantaven
y a supositorio
los días más continentes.
Mi silueta ya no responde a dietas
ni a ejercicios
y hace años que ya no me veo las rodillas
porque me las tapan
estas tetas
que han caido en batalla
con la fuerza titánica
y la acción corrosiva
del tiempo en vida.

¿Qué jovenzuelo va a querer estrecharme
entre sus brazos
y hacerme suya
entre empujones
y jadeos
en su piso de estudiante?
Ahora sólo me quedan los viejos,
y a mí, es que no me apetecen.

La comida
ahora es candidata
a quedarse en mis arterias
y hacer con ellas
su ciudad sitiada,
formar ejército,
gobierno
y emperador supremo.
Salir hasta las tantas
es peor que la caminata descalza
de Semana Santa
y ahora, para masturbarme,
tengo que quitar
cuatro o cinco pliegues
que todavía no sé de dónde coño salen,
porque del mío
sólo salían flores de rosas blancas

Pero bueno,
voy a dejarme esta pausa filosófica
¡que como me viera mi Antonio!
que en paz descanse,
aunque más descansé yo
en el sentido más literal del verso...
Bueno, que me caliento.

Así pues, buenas noches mente,
mañana, después de los parches
de limpieza y prensa rosa
ya nos veremos tranquilamente.
Dios me salve María y
José.
¡Y el niño!
que se me olvidaba el niño,
buenas noches
y amén.
O amen,
lo que quieran ustedes.

 

 

 

WRITTEN BY GABRIELA PAVINSKI

PHOTOGRAPHY BY ASHUNI LUCÍA PÉREZ